A Los Patos

De cuerpo blanco y pico naranja,
unidos y gregarios,
su vida avanza

Lloran y lamentan,
al compañero muerto,
y cuidan de sus hijos,
como la más fina alhaja.

Acuáticos y terrestres,
nunca se cansan,
recorren valles y llanos,
atraviesan laguna y ensenadas.

Limpios y aseados,
se acicalan al sol,
si están enamorados,
su plumaje despliegan.

Unidos ,
como amorosa familia,
caminan en grupo,
en busca de alimento.

Al caer lo noche,
se acurrucan,
unos sobre otros,
para descansar del día.

Hasta diez años,
viven en la tierra,
algunos parten más pronto,
por la mano humana cruel y terca.