La Flor Misteriosa

Recorrí toda la selva en busca de las más hermosas plantas;
Con la intención de observarlas, y quizás poder dibujarlas;
Pero he descubierto algo que me ha hecho detenerme;
Ha sido una rosa que lejos era roja, pero de cerca fosforescente;
Con mucho cuidado me acerqué, para no perturbar su hábitat;
Maravillado con aquél fenómeno que en la jungla había encontrado;
Pero a medida que me aproximaba, unas sombras se erigían en forma radical;
Y en ese punto, además de temor, me sentí amenazado, hasta que apareció una tribu de indígenas amazónicos;
Que en su lenguaje algún mensaje me intentaba comunicar;
Lamentablemente en vano eran los esfuerzos irónicos, y de repente su jefe hizo a todos apartar;
Me sorprendió que el nativo dominara el español;
Me advirtió del peligro que existe en que la humanidad;
Descubriera el poder almacenado en esa flor;
Que desde aquel día nunca he visto de nuevo, y que decidí no buscar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *