Querido Abuelo

Hoy te has marchado querido abuelo,
dejándonos un dolor en el pecho,
mis lágrimas cubren mi rostro,
te echaré mucho de menos

Los sauces de casa se agitan,
para darte la última despedida,
saben que no vas a volver,
y lloran tu partida.

El rosal se ha opacado,
ha comenzado a caer la lluvia,
estamos muy tristes,
abuelo de mi vida.

Te ves blanco y refulgente,
como si tuvieras aun vida,
tus manos frías e inertes,
ya no me acarician

Cuanto te amo abuelo,
qué triste día,
será difícil mucho tiempo,
no escuchar tu voz ni tu risa.

Recomendados para Tí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *