Poesía A Un Padrino

Es la mañana pesada para que sorprendas con tu canto
Son los días tan vagos que no hay quien entienda tu sentir
Los altos ratos, tomando las riendas y rogando a tu hermana un abrazo
Como esperar que alguien entienda, lo que es el amor de un hermano

Me quisiste desde que nací
Sin contemplaciones, miradas o miedos del porvenir
Queriendo ser libre me miraste y me dijiste: aprende a creer
En el cielo que levanta el vuelo a tu parecer
A las pequeñas plantas con sus brazos desde el suelo
Cree en la fantasía de todo lo que ves
Si algún día me crees, podrás creer también

Nunca perdí tu fe y me inspiré en tú corazón
Como cuando ves los pájaros volar al oeste
Sintiendo el frio que se acerca a contracorriente
Como cuando disfrutas por largo rato una canción

Estoy bendita por tenerte, eres parte de mi corazón

 

El Padre Los Mil Sobrinos

Fuiste parte de mi camino entonces
Eres mi orgullo y mi cariño ahora
Porque fuiste padre de los mil niños tristes
Fuiste mi padre entre mis hermanos
Siendo mi tío el más feliz de los felices

Cuanto tiempo ha pasado desde que te conocí
Solíamos ser tantos, que tenías que reír
Conocernos fue difícil, todos especiales, solo chicos de por ahí
Querías a madre como a ninguna, por eso te quedaste allí

No hay don más hermoso que el amor de un padre
Tu llegada fue parte de gozo por nosotros y por madre
Eras el invitado de honor, el que se tomó el tiempo para mi
Quien me enseñó a leer, curiosear los mejores libros en latín

Podría decir que fui parte de tus vivencias
Con mis hermanos nos dimos cuenta que querías darnos un porvenir
Estuviste, como un loco a cuestas
Buscando razones y buscando algo que sentir
Los mejores soldados nunca dejan sus pertenencias
Henos aquí, ahora sabemos lo que querías decir.

El Regalo De Mi Tío

Todo eres bien amado, hoy todo es lo que a ti rezo
Porque mis palabras buscan todo aquello que profeso
Eres alguien a quien antes he respondido
Alguien que quise porque me enseñó a leer sus sonetos

Versos, que son pasajeros y que están tras de ti
De aquellos que no funcionan, sin un te quiero o yo no fui
No puedo esperarte más, tío ¿Dónde te encuentras?
¿Quieres que vaya por ti? ¿Que lugares te han absorbido y alejaron de mi?

Son los brazos de nuevos hijos, esos que no quieres traer
Son el llanto y sus sonidos, que me quieres esconder
Pero no temas, mi querido tío, no lo debes hacer
Quiero conocer el legado, ellos son como tú y los quiero ver

Son las palabras más melancólicas las que no causan dolor
Porque de aquellas más dulces, todos esperamos la razón
Pero solo aquellas palabras, que tienen una lección
Que no funcionan o que no encajan, las que tienen una gran función

 

Mensajes Entre Mejores Amigos

Hoy me he hallado en tristeza, a causa de tu partida
No quisiera que te fueras, pero sé que te veré otro día
Ojalá sea mañana o cuando aparecer si quiera
Llevas mi mensaje dentro del corazón
Así que, si quisiera, podría traerte conmigo adonde fuera

La ausencia me ha sorprendido, amigo mío desde que te conociera
Siempre, en tardes, mañanas y algunos caminos
Me acompañaste, todos los días a la escuela
Porque tenía miedo, porque no quería sentirme afuera

¿Qué clase de tío hace eso? ¿Al menos algún otro siquiera?
Soy afortunada de tenerte, me alegro de tenerte en mi vida entera
Porque si no es contigo, no hubiese reído en mi propia era
Ahora dolorosa te extraño, porque he crecido y no te he encontrado

No quiero ir a la escuela, la que te enseña a sobrevivir
No quiero volver a llorar, comer o sonreír y este es mi mensaje para ti
Si estas lejos, debes venir porque no seguiré y necesito de ti
Traigo algunos de tus recuerdos conmigo, porque caminaré hacia ti.

 

Ahora Puedo Hablarte

Deja que te escuche sin verte y cuéntame un cuento
De esos, que no tienen gracia, pero no me dejes mirarte
Como cuando estaba creciendo y tenías miles de libretos
Haz que me acuerde de aquellos momentos

Deja que cierre los ojos y me concentre en el tiempo
La brisa fresca y el sol amargo que bajaba por los abetos
Aquel naranja parduzco que me baja el animo
Aquel chirrido y portazos que se escuchaban allá dentro

Deja que piense en mi niñez, mientras escucho tu voz
Sin pensar en las canas que ahora te adornan
Dejando atrás mis males, mis pesares y todo lo que sobra
Ahora pienso en el tranquilo momento que te conocí, mi tío más concreto

León manso, de eso no hay dudas
Te has convertido en un león con arrugas
Te quiero, te aprecio y te agradezco
Todo lo que has hecho por mí, por cómo me leíste cuentos.

Estrella De Mi Vida

¿Cómo un recuerdo de un niño puede pesar en la vida?
Tus brazos fuertes como un visón
Porque con tu ausencia no te olvido
Siempre estarás en mi pequeño corazón

¿Cómo un niño puede querer a un tío?
Que, de niño, con él jugó, peleó, habló y de noche lloró
Como olvidar los recuerdos alegres y algunas travesuras que escondió
No recuerdo a ningún niño, que no fuera yo

De grandes silencios he conocido el mundo
Un silencio que se aquieta tanto como nada
Como de esas personas que no tienen rumbo
Que se acaba todo y ya no queda nada

Y ahora me parezco a ti, con tus palabras grandes
Con aquellas que un día me pudiste endulzar
Palabras que vienen contra el viento, que arrebatan al mar
Ahora te extraño, como una estrella que ha dejado de brillar

Si mis días fueran eternos, serías el bardo que osaría a reclamar.

 

El Sentido Del Cariño

Hoy que callas, recuerdo tu voz
Como aquella flor de otoño que se niega a deshacerse
Hoy que callas, recuerdo tus gritos sordos ante mí, para sorprenderme
Porque no tengo miedo, porque te he extrañado de nuevo

Mi padre, mi hermano, mi amigo sincero
Tantas cosas más que un tío
A veces las cosas que he conocido
No son más que nada sin ti

Mi voz aprendió a cantar, a hablar después de oír
A mirarte de reojo cuando con cartas me podías mentir
Ahora que callas no tengo miedo porque sé que estoy en tu corazón
Pero cuanto me haces falta, soy tu pupilo en la razón

Mi vida sin ti es mucho, pero contigo es impensable
Como somos amigos, como somos cobardes
Cuando evitamos tanto, todo eso que somos ya
Cuando sabemos que no podrías volver más

Eres más que una voz en mi mente, eres un gran pensar.

 

Regalos Que Se Llevan En El Alma

Largas tardes pasé contigo, rápidas, atroces que dolían en el alma
Simplemente odiaba que te fueras, quería ir contigo a todas partes
A veces esperaba que anocheciera y trataba de colarme en tus maletas
Porque, seguramente, en la mañana podrías llevarme contigo

En la mañana, al contrario de cualquiera me dabas un regalo de despedida
Decías que podrías volver, podías dejar toda clase de baratija
Como niño atesoraba tus recuerdos y me hacían pensar en ti
Como todos los regalos tenían un pensamiento, un día me diste la idea de escribir

A veces no te encontraba, porque eras un tío ausente en cuerpo, pero no en alma
Tú, me inspiraste, con corazón en el pecho y con sangre en las sienes
Podía recorrer las vías del tren por las que volverías
Sabia de cada hora, de cada día que no podrías estar
Pero no me sorprendía, porque algún día volverías

Gracias por hacer que, aunque no estuvieras, tus recuerdos me solían bastar

 

Tío Que Eres Mi Padre

Calladas tardes viví de niño antes de conocerte
Por supuesto, tuve el cariño de una madre, de una abuela, de un perro obediente
Pero no conocí nunca el honor de un hombre, la palabra justa de un caballero que me entendiera cuando otros me creían un sobresaliente
Más tarde, no mayor a cualquier otro niño te he conocido, al principio me miraste callado y me sentí algo vencido.

En el rumor de la tarde te acercaste a mí, me dijiste que sería inmortal y no te comprendí. Dijiste también que me cargaste cuando era un niño y dijiste que podríamos pescar; la verdad es que me sentía fastidiado y te escuché porque tenía curiosidad.

Me hablaste de viajes, de criaturas en el mar, del sol y aquellos cuentos que otros podían inventar; te creí interesante y desde ahí nunca pude alejarme de ti.

Eres parte de mis sueños, porque esas grandes ideas las dejaste en mi mente, esa fue la primera vez que hablé contigo, un extraño que vino por mí y la última vez que te vi como un sujeto, se trataba de mi tío, un ser completo.

Una Carta Para El Mejor Señor

Como un cuento en la luna pasada te he conocido, tío
Una inquieta mezcla entre padre y amigo
Otras como cómplice y otras como abrigo
Que días aquellos de mi niñez
Me llevabas a ver la vida desde la brillantez

Un padre a entera jornada, fue mi madre quien me dijo una vez
Serás muy malcriada si a tu tío te comparto
Pero lo sé, es un encanto y de mí, te querrá proteger
Esa noticia me sorprendió, pero entendí que
Eras mi padre segundo, esos que solo se tienen por vez

Una vez, tras un traspié pude caer en el suelo, no miento en mis notas, por eso acepto que el duro suelo, aquel raspón en mi piel fue hiriente, humillante y amargo; quitaba el brillo a mis fantasías y me hacía caer en cuenta que todo no era hermoso en mi ser.

Tú, dijiste sagaz, con mirada enternecida; en la vida tienes dos salidas y en una de ella te caerás, pudiste dejar de correr para andar, pero preferiste otra opción para caminar y es aquí, cuando conociste una nueva realidad. No te limites, porque un golpe te darás siempre pero el valor lo tuviste al levantarte y escuchar esto sin llorar.