Te Echo De Menos Tía

Una tarde como aquella que conocimos
Cuando me diste tu mano y corrimos al aire
Como dos pequeñas niñas
Como aquellas aves que tienen hambre

Una tarde como aquellas no volvería jamás
Ni que yo te vuelva a ver, ni que tú me quieras más
Una tarde como aquellas no se repite
Porque no son para hacer, se hacen para recordar

Mientras pase y te lleve conmigo
Como tú lo harías, como tú me llevarías contigo
Solo para quererme, para brindarme tu abrigo
Como lo haría mi tía, como siempre supimos

Si fueras tú la que me faltara, yo te recordaría
Como lo hago ahora, como lo juré aquel día
Que si te extraño es porque te pienso
Y sé que, en tu mente, tú me extrañarías

Y si me voy ahora, no es porque no te quiera
Es porque quiero parar en esa parte de la escena
En la que soñamos juntas, en la que pensé que estarías la vida entera
Que ahora te vas sin volver, porque la vida es pasajera

 

Atardecer En Mi Pueblo

Como hablar de aquel cercado pueblo en el que te conocí
De aquel que me vio nacer, aquel que me hizo feliz
Donde tuve tíos, familia y a ti, una tía que no vi venir
Si me dieran a elegir, volvería a vivir aquellos días en ese pequeño sitio del fin

Donde, los más viejos se retiran a morir
Donde, los más jóvenes se resignan a existir
¿Cómo crecí? ¿Cómo me fui? Gracias a ti
La que siempre volvía y que siempre se podía ir

Tía, que vives lejos también
Enseña a regresar, a ser como tu
A poder irme y volver sin sentirme mal por andar
Entre el cielo y el infierno, en mi hogar

A no saber que estoy pisando, si un lugar o el otro mar
Porque no puedo volver, porque no sé regresar
Como tu lo hiciste en mi vieja niñez
Cuando no te podías quedar

Mil Vueltas Del Amor

A veces doy mil vueltas y tú no lo sabes
Porque no quiero herirte y porque no quiero perderte
A veces ni yo me conozco
Pero tú me das un camino de nuevo
Tú haces que todo lo que vea sea lo que reconozco

Porque rio de todo lo que dices
Te apoyo en todo lo que haces
Sé que me quieres como a nadie
Porque te he querido, y por qué lo sé más que nadie

Como te quiero, como no decirte esto sin sonar igual
Como hacer que te gusten mis palabras
Por más feas que las leas, por más vagas
Como decirte que sin ti no vivo y que soy nada

Más que amor es tu silencio el que me inspira
A vivir la vida, a no detenerme por nada
Por todo lo que soy, por todo lo que diga
Por aquello que amas y no ves mañana

Que Suene El Mundo En Tu Pecho

Que bello verte ahora, lejana, ausente, como siendo la misma
Aquella mujer que fuiste, que juré jamás perderme
Que ahora, tienes más canas nuevas y algunas arrugas
Que bella, como no verte ahora, cuando yo debo dormirte
Porque no dejas de verme

Y me veo en tus ojos, aún no dejas de verme
Seguro en tu silencio, recuerdas mi niñez ahora
Como eran los días de sábado
Sobrina y tía, las dos tras los arboles del viernes

Y me veo en tus ojos ahora
Como cuando en tu pecho lloraba
Porque no podía dormir
Porque sentía el miedo de la nada
Como cuando me sentí pequeña
En un mundo, un lugar de explanada

Te cuido, como tú me cuidabas
Porque sin ti no olvido y no soy nada
Porque todo aquello que conocí tú me dabas
Como en el silencio recuerdo tu voz
Cuanto amor, cuanto de madre tu entregabas

 

Mi Tía, La Negra

Vasta, dios mío, mi tía la negra, la mujer de rigor
Que fuertes brazos me cargaban, que sonrisa veía yo
Mujer de rasgos fuertes, aquellos que se nutren del amor
Vasta, mi tía la negra conmigo, ella fue mi sol

No conocí una mujer que no tuviera su amor
Buscaba cambiarla, buscaba escuchar su voz
Más allá de donde estuviera, yo crecí con tu amor
Mujer, como solía decirte, que ingenua fui yo

Mi tía la negra conmigo, esa que nunca me dejó
Que lavaba mi ropa a orillas del rio
Que decía que me sumergiera rápido
Porque el agua podría abrazar mi calor

Del pueblo donde yo había crecido
Nadie conocía a la negra, nadie corrió con mi suerte
La negra, la que no sonreía siempre
Porque con ella los juegos eran mejor de a dos

Gracias por estar conmigo
Mi tía la negra, siempre serás mi gema de amor
Aquella que buscaré
Cuando en el rio necesite apagar mi calor

Sonaba Al Corazón

Danzares en el puerto de plata
Aquel en el que en verano solíamos recorrer
Cuando era pequeña y como tía, podías perder
Danzares en puerto de plata, que lugar del ayer

Más un faro que nos recordaba que hacíamos cada vez
Con mis volteretas de tarde, con mis volteretas de día
Con un paisaje de ensueño, cuando no existía más
Cuando me creía eterno, cuando no sabía más

Como un pequeño puerto resplandeciente
Una arena blanca, que no quemaba, que no hacia mal
Que a los oídos buscaba, que al mundo solías encontrar
Como comenzar de cero, como ver todo aquello que tienes de más

Danzares en el puerto de plata
Eran escapes al corazón
Tú y madre corrían al vuelo conmigo
Que feliz era todo su amor

Dos almas que amaban su nido
Un polluelo de corazón
Que no corría con nadie en sus sueños
Solo con madre, tía y el sol

Un Camino De Estrellas

Si, sumida en el tiempo estoy por ti
Porque te he extrañado dulce tía
Si, como cuando estuviste siempre ahí
Porque no querías irte, porque no querías hacerme sufrir

Dibujaste para mí un camino de estrellas
Aquellas que brillaban a tardes horas
Que se desnudaban para resplandecer frente a mi
Aquellas que se desdibujaban y crecía nuevamente

Mi alma está contenta porque vuelves a mi camino
Por aquellos recuerdos atentos, por aquellos recuerdos dormidos
Mi alma me hace feliz porque te quiero en mí vida siempre
Porque cuando estoy contigo mi niñez vuelve

Niños, que creen en fantasías y en sueños por venir
En grandes aventuras, en capitanes y las flores de lis
Porque no importa nada, porque lo mejor está ahí
Soy un niño porque mi tía está de nuevo para mi
Me he sentido más grande, lejos de aquí
Cuando el momento se hacía pequeño y los coches venían a mi
Cuando el mundo era un sueño y el amor resplandecía
Hoy, los años son eternos y nada es lo que creí

Una Historia De Tía

Me gusta verte después de tanto tiempo
Porque puedo sonreír, porque me rio en silencio
Me gusta verte después de tanto tiempo
Porque eres parte de mí y recuerdo nuestros tiempos

Mi tía, de las historias y aventuras compartidas
Aquella que más que nada me protegía
Mi tía, la cómplice que siempre curó las pequeñas heridas
Porque todo lo que quiero ha sido tu compañía

Puedo escribir, cantar o decirte todo lo que te he querido
Todo lo que me hace triste
Cuando tu estuviste a mi lado para darme los momentos más felices
Cuando te he perdido, porque de mi vida partiste

He podido encontrarme contigo ahora
Cuando los días han pasado
Cuando mi juventud ya no es más triste
Pero me ha dolido no verte, como no lo pensé
Porque aquel día ya no volviste

Ahora que estás conmigo te digo
Madre más que tía, siempre fuiste.

De Tu Amor Maternal

Madres, de esta solo hay una
Aquella que va contigo, sus brazos eternos
Llenos de amor, olor dulzón y ternura
Madre, solo hay una, pero tú, tía, que fortuna

Aquella mujer a un lado, que siempre ha velado por mi
Una madre, una hermana y una cómplice en todo lo que decir
Mi vida, te la debo también, con tus consejos y tu animo de mujer
Tía, que grande eres, gracias por tu amor, gracias por no decirme no

Sin ti mi mundo estaría extinto, como una razón cansada
Aquella que supo decirme basta sin decirme palabras, solo con el corazón
Y quisiera pensar en ti, como una madre también
Quisiera decirte, siempre estarás en mi querer

Madre, solo hay una; ¿tía? Eres tú, mi luna
Tía, cariño, amor y ternura
De esa que nunca se cansa porque te quiere
Siempre está contigo, desde que estuviste en la cuna

Llenas Mi Mundo De Color

Eres una bendición, llenas mi mundo de color con tus historias y cuentos que me hacen suspirar y soñar.

Cuando estoy a tu lado me siento genial, es una sensación que no sabría explicar, porque en tus brazos encuentro un apoyo incondicional que solo de parte de una tía es que se puede dar.

En mis bellos momentos allí estas tu pintando aun mas mi cielo para que mi felicidad sea mayor, y muy feliz me siento yo de estar rodeado de tanto amor. Y si por casualidad hay algún desaliento en mi corazón allí estas para darme color a mi tristeza y se olvidan todas las penas con solo tu dulce voz.

Gracias a ti mi tía linda es lo que puedo decir por siempre estar allí y hacerme sonreír y sentir muy feliz, no olvides que te escribo con un sincero cariño que nuestra amistad hace crecer llena de amor, dulzura y afecto que siempre va a florecer.