Mi Nieta Amada

Has sido una hija,
te has comportado así,
me has dado lo mejor de tus días,
cuanto orgullo siento por ti.

No te importó que fuera vieja y enferma,
fuiste lo mejor,
me acompañaste día a día,
eres de mi vida la razón.

De todos mis hijos ninguno,
me ha amado como tú a mí,
me has dado los mejores momentos,
alegras mi existir.

Mi nieta amada,
cuánto te agradezco por tu compañía
y por todos estos años.

No sé cuándo me vaya,
recuerda que te amo.

Querida Nieta

Hoy te entrego querida nieta,
en manos del hombre que va a amarte,
recuerda que sigo siendo tu abuela,
y estaré para apoyarte.

Será nuevo para ti este momento,
pues cambiarás ahora de hogar,
él será desde hoy tu esposo,
y sé que te va a amar.

Ten siempre en cuenta mis enseñanzas,
y amate también a ti,
aunque lo ames al fuertemente,
no te olvides de mí.

Aquí estaré para habar,
si así un día lo quieres,
tomarémos té, haremos galletas,
tu compañía seguirá siendo mi aliciente.

Mi Nieta Para Siempre

Cuando naciste murió tu madre,
mi hija, mi amada hija,
por eso conmigo te quedaste,
como si de mis entrañas fueras mía.

Te enseñé a caminar,
y te curé cuando caías,
te enseñé a montar la bicicleta,
tú eres la vida de mi vida.

Te enseñé a amar las verduras,
también a desayunar,
naciste con muy mal apetito,
pero te pude alimentar.

Fuiste la razón de mi existencia,
en esa época tan lamentable,
en la que perdí a mi hija querida,
o sea tu amada madre.

Nieta De Mi Alma

Más que una nieta,
eres mi mejor amiga,
Mi confidente, mi apoyo,
mi hija, mi todo.

Contigo he llorado,
también he reído,
a tu lado he pasado
momentos genuinos.

No te cambio por nadie,
en ti confío,
eres dueña de mi lealtad,
todo es fácil contigo.

Sin ti perdería el rumbo,
eres mi amiga y mi mayor aliento,
contigo he vivido la vida,
si me faltas todo sería incierto.

Eres mi nieta del alma,
mi vida, mi sustento
mi mejor amiga,
y de mi alma alimento.

A la Mejor Nieta

Eres mi nieta,
pero también mi hija,
mi fiel escudera,
mi más grande amiga.

Hemos compartido,
logros y penas,
has estado conmigo,
en las malas y buenas.

Me has cuidado,
también me has amado,
qué sería yo sin ti,
nieta querida.

Dame un abrazo,
estrechemos nuestras manos,
somos amigas, cómplices,
eres un preciado regalo

Rompamos la distancia,
y vuelve a mi lado,
compartamos otra vez juntas,
charlas, cenas y ratos.

Abrázame muy fuerte,
querida nieta,
te eché de menos este tiempo,
no sabes cuánto te amo.