El Portal En La Cama

Cuando minutos falten antes de irte a dormir;
Debes un gran abrazo a tus padres regalar;
Pues es la mejor manera de agradecerles que a ti;
Cuiden con tanto amor, como sólo sabe hacerlo un papá;
Por eso te abrigan cada noche al acostarte;
Y un buen cuento te leen cuando ya estás en la cama;
Porque te preparan para la misión más grande;
Alimentar tu imaginación, mientras los sueños te llaman;
Gracias a Dios has de dar por la salud de tu familia;
Y debes orar por los ángeles que a la tierra ha enviado;
Cuya única tarea ha sido brindarte muchas sonrisas;
Y enseñarte a diferenciar lo bueno de lo malo;
Algún día crecerás porque así lo quiere la naturaleza;
Y por eso debes preparar todos los poderes que te han dado;
Amar a quien amor necesita, cuidar a quien te cuide pues esa;
Es la señal de que en el portal de los sueños ser un héroe habrás logrado.

El Regreso A Oz

En el cielo nubes rosas hechas de algodón de azúcar;
En el campo un camino de galletas de jengibre;
Entre el pasto alto un espantapájaros que de tu presencia disfruta;
Acompañado de un hombre de hoja lata que parece muy sensible;
Juntos te tienden la mano sonrientes y muy alegres;
Y te invitan a un recorrido mágico y divertido;
Donde te toparás con personajes dispuestos a entretenerte;
Te aseguro que nunca habías visto algo parecido;
Los girasoles voltean en la pradera para verte;
Y las aves silban anunciando tu llegada al castillo;
Al fin luego de caminar tanto habrás llegado al reino misterioso, que se encuentra al terminar ese camino amarillo;
En un principio los guardias puede que no permitan, tu entrada, ni la de todos tus compañeros ansiosos;
Pero al final de la tarde, sentado con ellos en el portal te darás cuenta, de que el tesoro más importante son esos amigos maravillosos

Ana “La Hormiguita”

Rodeada siempre de sus compañeras y hermanas;
Grandes aventuras deparan a hormiguitas tan pequeñas;
Aprender a equipos formar para en la buenas y en las malas;
Apoyarse y juntas crecer, tal cual como lo sueñan;
Cada grano de alimento siempre han de trasladar;
Entre los túneles donde Ana, llena de gozo siempre juega;
Pero la regla sagrada de la colmena de hormigas han de respetar;
Permanecer siempre unidas, porque en la unión está la fuerza;
Solidaridad, valor, amistad y muchas risas;
Te esperan junto a la intrépida Ana, la hormiga aventurera;
Con ella aprenderás a ser el mejor de los amigos;
Pues es muy dulce con los niños, y puede que con ella aprendas;
A bailar, a correr, a jugar y a saltar, a respetar, a cuidar, y a tu familia en todo momento honrar;
Sobre todo aprenderás que no hay mejor maestras y amigas;
Que puedan enseñar a unir, como lo hacen éstas hormigas.

Tus Deberes

Cepillar tus dientes siempre antes de dormir, recoger tu basura, mantener limpio tu cuarto;
Nunca usar el don de la palabra para mentir, atar fuerte los nudos que posen en tus zapatos;
Agradecer cuando alguien haya por ti hecho con buenas intenciones algo, pedir permiso siempre antes de pasar y salir;
Decir “por favor” cuando necesites ayuda en algún atajo;
Honrar a tus padres quienes quieren siempre tu mejor porvenir;
Son apenas algunos de los muchos deberes;
Los cuales tienes que atender, observar y obedecer;
Pues ha sido la experiencia de los adultos del presente;
La que ha asentado esas reglas para que sano puedas crecer;
Ya sea que en el futuro pretendas ser un bombero;
Un astronauta, abogado, o un policía tal vez;
En todo caso debes cumplir siempre tus deberes;
Para ser un ciudadano, una persona de bien.

Ciudad Arco Iris

Todos los colores van a la misma dirección, a una aldea mágica llena siempre de aventuras;
Aquí no hay dudas, competencias, regaños ni obligación, más que divertirse entre tanto la fantástica fiesta dura;
Unicornios rosas vuelan por los aires del palacio, dejan rastros que siguen los niños con emoción;
Y un estanque de chocolate blanco y caramelos flotando, es la más deliciosa y majestuosa atracción;
Hay un castillo en medio pero no hay rey ni reina, todo es gobernado por infantes y la decisión;
Que todos toman por el bien de nuestra tierra, es permanecer por siempre como niños en su interior;
Para permitir tu admisión no hay requisitos ni reglas, sólo es necesaria una sonrisa en constante expansión;
Que dejes salir esa alma inocente que alimenta, la felicidad del mundo, es la única condición.