Días Lluviosos

Cuando apenas yo me empezaba a acostumbrar;
Desaparecen las tardes soleadas en mes de Octubre;
Cuando los niños todos juntos sólo se decidían a jugar;
Aparecen unas nubes grises que el inmenso cielo cubren;
De repente aparece un calor que se siente un poco extraño;
Creo que es producto del clima y de la humedad;
De los ríos, mares y lagos que se han evaporado;
Y que se posan sobre nuestras alturas con la intención de mojar;
Todo ser o artefacto que esté bajo su regazo;
Dispuesto a sentir el agua su estructura transitar;
Acompañado de vientos fuertes soplando al paso;
De una tormenta que en ocasiones a los truenos ha de invitar;
Por eso ahora me preparo para los días lluviosos;
Que por la ventana paciente y sentado he de observar;
Mientras espero que de nuevo salga ese sol poderoso;
Que la luz a este pueblo ayude a resucitar.

Paneles Solares

Las sombrillas se hacen comunes y regla en todas las calles;
El sol se muestra valiente y envía toda su energía;
Muchos deciden empacar maletas y emprender sus viajes;
Hacia las playas de mares abiertos a disfrutar el día;
Es la época donde hará falta siempre unas gafas oscuras;
Para poder avanzar sin problemas en la visión;
Pues resplandeciente es la luz que convierte nuestra aventura;
En un recorrido guiado por los desiertos sin vegetación;
El sudor se hace presente apenas en unos pocos pasos;
En la señal más contundente de la presencia del calor;
Muchos aprovechan el recurso para fabricar dorados bronceados;
Otros sólo encienden al máximo el aire acondicionado en su habitación;
En mi opinión debemos obtener el mayor y mejor beneficio;
De las calurosas circunstancias que se expanden a todos lugares;
Deberíamos aprender a absorber el sol como un oficio;
Y utilizar el poder como si fuéremos paneles solares.

Armónica Primavera

Los silbidos de los pájaros que se encuentran en sus nidos;
Dan la tónica para que el resto de animales sigan esa tonada;
Cuando marchando por el verde bosque las hormigas y los grillos;
Hacen su típico sonido para aportar a la banda;
Pero ha comenzado la alfombra roja de gala;
Donde desfilan todas aquellas mariposas;
Que se encontraban en capullos colgando entre las ramas;
Y que ahora vuelan alardeando se sus alas hermosas;
Todos en el bosque son felices, hay abundantes alimentos;
Y los ríos de agua cristalina sacian la sed de las manadas;
Todo esto mientras las familias se encuentran en sus casas;
Celebrando que a los jardines más floridos ha llegado su momento;
Los colores se hacen cada vez más intensos y llamativos;
Y la música de la naturaleza se ha convertido en la orquesta;
Que celebra que se haya ido ese espantoso frío;
Y que ha dado paso a la llegada de doña primavera.

Colorido Otoño

En esa época donde la meditación se hace más poderosa;
Donde me he acostumbrado a mi perro con su cadena siempre pasear;
Caminar por las veredas mientras llueven esas hojas;
En diferentes tonos de rojo obscuro y naranja;
En señal de que los árboles renuevan su vestimenta;
Cual criatura necesita y quiere su apariencia cambiar;
Mientras tanto los días a las noches siempre le comentan;
Que deben definir su turno para el clima alternar;
He visto conejos salir felices de su madriguera;
Para correr con sus crías a salvo, asumo que están jugando;
Y, ¿Cómo culparlos? Si el llamativo verde de la pradera;
Anuncia un carnaval colorido con amarillas hojas en campo;
Sin duda es un espectáculo lo que estoy disfrutando;
Que lástima que su duración haya sido recortada;
Pues estos días de septiembre nos dejan avisando;
Que el invierno ya se acerca y con él las corrientes congeladas

Inclemente Invierno

Se acercan sin previo aviso las brisas gélidas del norte;
Ya lo saben los humanos, todas las flores y la fauna;
Las personas se sientan frente a la chimenea en la noche;
Y por arte de magia se hacen sólidas las aguas;
El cielo casi siempre se torna obscurecido;
Y copos de nieve se agrupan hasta cubrir todo el suelo;
Los niños felices hacen muñecos con sus amigos;
Los padres buscan leña en el bosque con los abuelos;
Los osos permanecen en sus respectivas cuevas cautivos;
Las aves salen en manada hacia el sur en su usual partida;
La vegetación espera la vuelta del orbe amarillo;
Que les de la energía y el calor para regresar a la vida;
Los caminos se hacen ideales para los trineos;
Y todo aquel que se exponga necesita de un abrigo;
Pues las corrientes de aire que se encuentran bajo cero;
Se introducen en tu sangre y te extorsionan con su frío.