Ellos Por Mí

¿Cómo negarte que me ha dolido en lo más profundo de mi alma?;
Si bien sabes que soy un intolerante, cuando se trata de traiciones;
Entonces la pregunta que te he hecho no ha quedado suficientemente clara;
O es que temes que no me acerque más a tu lado cuando abras tus emociones;
¿Por qué acudir a una fiesta hecha en honor de unas causas banales?;
Si bien conoces las personas que frecuentan esos eventos y sus intenciones;
O dime realmente si ha valido la pena contar todos esos secretos a mis espaldas;
Y exponerme al ridículo para sumar puntos con esa banda de bravucones;
Pero ahora comprendo la clase de persona de la que se trataba;
Y sólo lamento no haberme percatado antes de la falsedad que había en tus manos en esos apretones;
Espero que disfrutes tus nuevas amistades transitorias, hipócritas, surreales y limitadas;
Y no vuelvas cuando necesites de un verdadero amigo que consuele tus dolores.

Caminos Convergentes

Todo comenzó con aquel juego de naipes en el patio de la escuela;
Y con la caída en pleno partido en el cual has quedado tendido en el suelo;
Cuando de repente vi al niño que iba dispuesto a agravar tu herida y su secuela;
Por lo que lo confronté en tu defensa y he logrado detenerlo;
Así, fueron pasando los días intermitentes en el instituto;
Y conversamos irónicos sobre lo que en aquel suceso había ocurrido;
Descubrimos además muchas cosas que en común disfrutábamos con mucho gusto;
Como caminar en las tarde de la escuela a la casa, por las calles por delante con nuestros amigos;
¿Cuántos años han pasado desde aquellos días que te he mencionado?;
Al menos un par de décadas desde que decidimos ser los mejores amigos;
Por tener tanto en común, como por ejemplo, las ganas de ser para siempre recordados;
Por nuestras acciones y nuestra determinación de aportar nuestro grano para cambiar el mundo.

Los Camaradas

Desde aquel día en que iniciamos nuestro proyecto emocionados y unidos;
Supe que no habría tormenta ni mal que bajo ninguna condición nos separara;
Construir en el árbol una casa para reunirnos con nuestros amigos;
Fue sólo el comienzo del camino hacia la amistad más sincera y larga;
Y si necesitas de mi ayuda nunca dudes en buscarme y comunicarlo;
Pues en las buenas y en las malas a tu lado siempre me has de encontrar;
Para proteger tu espalda de todo ser disfrazado y mal intencionado;
Que sólo pretenda aprovecharse de tu nobleza para luego poderse marchar;
Pero no permitiría que ni la bala más veloz te impactara;
Porque sé muy bien que lo mismo, querido amigo, tú harías en mi lugar;
Por siempre y para siempre seremos los mejores camaradas;
Y reitero que no hay fuerza en este mundo que nos pueda ni quiera separar.

Recorrido Inverso

Curiosos son los caminos que la vida escoge para sus transeúntes;
Y más aún, cuando del amor y de la amistad se ha tratado;
Pues lo más probable es que si no apuestas el todo por el todo, te hundes;
Por eso no dudé en tomar la decisión que a ambos para siempre ha marcado;
Hemos comenzado a vernos con ojos que hoy por hoy, llamamos equivocados;
Los que nos mantenían unidos en un laberinto del cual no podíamos salir;
Ahora sabemos que el sentimiento de una pareja no nos ha identificado;
Por consiguiente debemos de adquirir la capacidad de definir;
Lo que somos, pues nos queremos en menor intensidad que un par de novios;
Pero igualmente nos gusta caminar en las calles siempre tomados de la mano;
Y si bien somos amigos, de los que no se separan por el rencor ni por el odio, sé que algún día tendremos algo tan sólido que seremos como hermanos.

Como Soldados

Tal y como se le ordena en todo momento a un escuadrón, que en campo de guerra deba permanecer siempre unido;
O como se si tratare de la más sólida aleación, donde la química y la física respaldan la fusión del vínculo;
Es un círculo formado por valientes cuya misión, no es más que cuidar la espalda de aquel que esté contigo;
Pues nuestra arma más valiosa ha sido la congregación, para derrotar a la separación, porque ella es nuestro enemigo;
Una banda de rebeldes aunque todos debidamente encausados, es la forma en que he considerado a todos mis amigos;
A quienes agradezco por haber estado en todo momento a mi lado, cuando los he necesitado en la batalla contra mí mismo;
Por eso considero que soy el más afortunado, pues cuento con más que la presencia, cuento con el compromiso;
De aquellos hombres que desde el inicio en mi ejército se formaron, y se convirtieron en los hermanos de vida que he escogido.