A Los Gatos

De impecable inteligencia,
como así mismo independencia,
miran fijo y analizan,
aman de forma precisa.

No tan mimados como el perro,
con sus buenas excepciones,
educados y aseados,
algunos brabucones.

Surcan los techos,
van y vienen,
no son de nadie,
van sin dueños

De pelajes exóticos,
de mezclas y colores,
ojos verdes o amarillos,
unos serios,
y otros risueños.

Retozan en una hamaca,
en el alfeizar de una ventana,
debajo del pesado mueble,
o en la copa de un gran árbol de manzanas.

Felinos domésticos,
gatos ferales,
tigres, leones, panteras,
todos de un mismo origen.

Benditos sean, todos los animales.

Recomendados para Tí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *